El salario mínimo fijado por el Estado mexicano viola derechos humanos

El salario mínimo fijado por el Estado mexicano viola derechos humanos

Distinguidos miembros del Comité:

Informe: En México el salario mínimo representa una contradicción a lo establecido en la Constitución, a los instrumentos internacionales en materia de derechos humanos ratificados por el Estado mexicano y constituye una violación flagrante de los derechos humanos. El salario mínimo, definido por una de las instituciones oficiales del Estado mexicano, es insuficiente para garantizar las condiciones básicas de vida para los trabajadores y sus familias ya que su monto es inferior a la línea de bienestar, valor definido oficialmente por otro órgano del Estado mexicano responsable de la medición de la pobreza. En México el monto del salario mínimo no alcanza ni siquiera para cubrir las necesidades materiales más indispensable para la supervivencia de una persona, mucho menos para una familia, tal como lo establece la Constitución.

1. El salario mínimo en México se establece como un mandato de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM). El artículo 123 establece que:

“Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos.”

El órgano administrativo del Estado mexicano responsable de fijar el monto del salario mínimo es la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CONASAMI), institución de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, del poder ejecutivo federal.

2. El Estado mexicano también cuenta con una entidad pública responsable de la medición de la pobreza, definida en el artículo 26 de la Constitución, que a la letra dice:

“C.    El Estado contará con un Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, que será un órgano autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propios, a cargo de la medición de la pobreza y de la evaluación de los programas, objetivos, metas y acciones de la política de desarrollo social […]”.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) ha definido la metodología para la medición de la pobreza, usando dos referencias: a) el ingreso mínimo para satisfacer las necesidades más básicas e indispensables de una persona; y, b) las condiciones de carencia social previstas en la Ley General de Desarrollo Social, como son el rezago educativo, el acceso a servicios de salud, el acceso a seguridad social, las condiciones y servicios de la vivienda y el acceso a la alimentación.

El CONEVAL establece que “una persona se encuentra en situación de pobreza multidimensional cuando no tiene garantizado el ejercicio de al menos uno de sus derechos para el desarrollo social, y si sus ingresos son insuficientes para adquirir los bienes y servicios que requiere para satisfacer sus necesidades.” 2

De esta manera, el ingreso suficiente para adquirir los bienes y servicios necesarios para satisfacer las necesidades más básicas, del orden material, se convierte en el umbral definido por el órgano del Estado mexicano especialista en la materia que delimita la condición de pobreza en la dimensión de ingreso.

El CONEVAL explica que “para identificar a la población con un ingreso insuficiente para adquirir los bienes y servicios que requieren, se definen la línea de bienestar y la línea de bienestar mínimo. La línea de bienestar permite identificar a la población que no cuenta con los recursos suficientes para adquirir los bienes y servicios que requiere para satisfacer sus necesidades (alimentarias y no alimentarias).” Al nivel internacional, esta metodología de medición e identificación de la condición de pobreza es la más frecuente y se le conoce como “línea de pobreza”. 3

Es decir, existe un monto de ingreso que separa la condición de pobreza de aquella que no lo es. Este monto está fijado de manera empírica por el costo de adquirir los bienes y servicios que se requieren para satisfacer las necesidades más básicas, del orden material, de una persona. Este monto técnicamente se denomina “línea de bienestar” y está asociado al costo de un conjunto de bienes y servicios del orden material: alimentos, gastos de vivienda, vestido y  transporte.

El costo de la canasta básica es actualizado mensualmente por el CONEVAL con datos proporcionados por otro organismo público del Estado mexicano, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). El costo de la canasta básica es un dato de acceso público y su integración también es pública. 4

Por lo tanto, el monto de la línea de bienestar definido por el órgano del Estado mexicano responsable de medir la pobreza (CONEVAL) debería ser un referente ineludible para determinar el monto del salario mínimo, ya que constituye el umbral inferior, indispensable e infranqueable, dado que no existe forma lógica, normativa u económica, que permita argumentar que un trabajador puede “satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural” con un monto que es menor al costo de los bienes y servicios básicos –en el orden material– para una persona. Sin embargo, el órgano del Estado mexicano responsable de fijar cada año el monto del salario mínimo ha violado sistemáticamente este umbral.

3. A fines de 2016 y a fines de 2017, el Estado mexicano a través de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CONASAMI), órgano público adscrito a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, ha fijado el monto del salario mínimo sin considerar el costo de la canasta básica, usado como “línea de bienestar”, para la medición de la pobreza y lo ha ubicado en un monto muy inferior.

4. El 19 de diciembre de 2016, la CONASAMI aprobó un salario mínimo general, único a nivel nacional, en un monto de $80.04 (ochenta pesos mexicanos 04/100 M.N.) que estuvo vigente durante todo el año de 2017.

5. En esa fecha, el costo de la canasta básica de los meses que antecedieron a la decisión del gobierno mexicano fueron:

Es pertinente aclarar que el monto se conoce alrededor del día 15 del mes siguiente, por lo que en el momento preciso de la decisión, el monto más reciente conocido era el correspondiente al mes de noviembre.  Se incluyen los meses previos, para mostrar que la información sobre el monto indispensable estuvo disponible desde la etapa de estudios y deliberaciones de la decisión.

El día de fijación del monto del salario mínimo para 2017 por el gobierno mexicano, era dato público que el costo de la canasta básica era $19.12 (diecinueve pesos mexicanos 12/100 M.N.) superior (costo de la canasta básica al mes de diciembre de 2016).

Esta misma situación se presentó en diciembre de 2017, al fijar el salario mínimo que está vigente este año (2018). 

El monto fijado por el Estado mexicano para 2018, a través de CONASAMI, fue de $88.36 (ochenta y ocho pesos mexicanos 36/100 M.N.), aprobado el 21 de noviembre de 2017.

El costo de la canasta básica publicado por CONEVAL en los meses previos a la decisión fueron los siguientes:

6. Este informe alterno se concentra en el salario mínimo aprobado para estos dos últimos años (2017 y 2018) por dos razones muy importantes que constituyen agravantes de la violación del Estado Mexicano al derecho a condiciones de trabajo equitativas y satisfactorias y a su propia normatividad constitucional: a) son posteriores a la aprobación de una reforma legal que “desindexa” el salario mínimo de otro tipo de costes como multas e intereses; y, b) reflejan ya una medida técnica propuesta por organizaciones de la sociedad civil y algunos organismos patronales que permite diferenciar un “Monto Independiente de Recuperación” (MIR) que sólo aplica al salario mínimo para recuperar su valor, del porcentaje de referencia para el conjunto de negociaciones contractuales del resto de los salarios de la economía. En este contexto:

a) Con fecha 27 de enero de 2016 se aprobó una reforma Constitucional que crea la “Unidad de Medida y Actualización (UMA)” como una referencia en sustitución de todos aquellos otros costos como multas, intereses, cuotas independientes al salario mínimo, que usaban a éste como “unidad” de fijación de costo. La reforma Constitucional que “libera” al salario mínimo y desindexa su monto de otros costos, establece:

“La Unidad de Medida y Actualización será utilizada como unidad de cuenta, índice, base, medida o referencia para determinar la cuantía del pago de las obligaciones y supuestos previstos en las leyes federales, de las entidades federativas y del Distrito Federal, así como en las disposiciones jurídicas que emanen de todas las anteriores”.

Esta reforma era indispensable para evitar que la recuperación del valor del salario mínimo y su incremento tuviera un impacto negativo en otros precios. A partir de esta reforma ningún otro precio es impactado de manera directa por el incremento al salario mínimo.

b) A propuesta de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), que cuenta con un espacio de representación en la CONASAMI, el salario mínimo aprobado a fines de 2016 para ser vigente durante 2017, incluyó dos componentes: un “Monto Independiente de Recuperación” de $4.00 (cuatro pesos mexicanos 00/100 M.N.) fijado en términos nominales aplicable únicamente a los salarios mínimos, y un incremento porcentual como valor de referencia para ajuste del resto de los salarios.

En México y en otros países, el porcentaje de incremento al salario mínimo se toma como referencia para los ajustes anuales al conjunto de los salarios de la economía. Muchas negociaciones contractuales entre sindicatos y empresas toman como referencia para fijar los incrementos salariales el porcentaje aprobado al monto del salario mínimo. A este fenómeno se le denomina “efecto faro”.

De esta manera, al diferenciar dos “componentes” en el ajuste al salario mínimo se busca, por un lado, posibilitar el ajuste de recuperación al valor del salario mínimo sin impactar al conjunto de los salarios de la economía y, por otro, mantener un porcentaje de referencia para las negociaciones contractuales y para el resto de los salarios de la economía.

De esta manera, la definición del monto del salario mínimo se ha realizado desde 2017 con base en el “Monto Independiente de Recuperación” como valor nominal en “pesos y centavos”, que no fija una referencia porcentual para otros incrementos. 5

7. La pobreza no es sólo la falta de dinero, sino la incapacidad para desarrollar todo el potencial de las personas. El trabajo no debería ser fuente de pobreza. Quien trabaja no debe ser pobre. Sin embargo, eso es precisamente lo que sucede en México. La pobreza en México tiene como factor central los ingresos insuficientes para millones de personas.

La definición del monto del salario mínimo por debajo de la línea de pobreza es un factor que genera pobreza para las personas que trabajan tiempo completo en el mercado laboral. El salario mínimo en México ha perdido 75% de su valor entre 1976 y 1996, y de 1997 a la fecha ha sido ajustado sólo en la misma proporción que la inflación, por lo que ha mantenido su bajo valor, arrastrando a la baja el resto de los salarios de la economía, y condenando a quienes lo ganan a vivir en pobreza.

México se ha quedado profundamente rezagado en el monto del salario mínimo. El salario mínimo en México es el más bajo entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y uno de los tres más bajos de toda América Latina.

El trabajo bien remunerado es la piedra angular de una política de crecimiento económico incluyente y de cualquier estrategia seria frente a la pobreza. Por ello, la definición del salario mínimo por arriba de la línea de bienestar definida por un órgano del propio Estado mexicano es una necesidad impostergable.

El CONEVAL, órgano del Estado Mexicano responsable de la medición de la pobreza, difunde cada 3 meses, el porcentaje de población que tiene un ingreso laboral menor al costo de la canasta alimentaria. Con base en información estadística oficial, derivada de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, se sabe que durante 2016 y 2017 alrededor del 40% de la población con ingreso laboral tenía un ingreso inferior a la línea de bienestar mínimo, que es el costo de la canasta alimentaria. En términos internacionales, es el monto de la línea de pobreza extrema.

8. Recomendaciones

El salario mínimo es el monto irreductible que debe percibir una persona que trabaja y constituye el medio para asegurar una vida digna, y acceder a servicios y satisfactores que contribuyan al disfrute de los derechos humanos consustanciales al bienestar de las personas, tales como la alimentación, la vivienda, la salud, los servicios indispensables.

Las cifras de pobreza de México, así como el número de personas trabajadoras cuyos ingresos no alcanzan para cubrir para sí ni para sus familias las necesidades más básicas, reflejan una problemática que hace necesario enfatizar que la suficiencia del salario mínimo es un tema de derechos humanos, toda vez que un monto que no asegura la cobertura de los satisfactores más elementales para vivir dignamente impide la realización de diversos derechos.

En vista de todo lo expuesto, solicitamos encarecidamente al Comité DESC que en sus observaciones finales al Estado mexicano le recomiende:

1. Revisar, reconocer y revertir la violación sistemática que se hace a los principios y estándares internacionales en materia de derechos humanos con la definición de un salario mínimo inferior a la línea de bienestar establecida por un órgano del propio Estado mexicano (CONEVAL), lo que en la práctica es un factor que genera y reproduce pobreza. Los instrumentos de derechos humanos que viola el Estado mexicano son:

Al nivel nacional:

  • La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, artículo 123.
  • La Ley Federal del Trabajo, artículo 90.
  • Tesis Aisladas del Poder Judicial de la Federación I.4o.A.12 K (10ª) y P.XXXVI/2013 (10ª).

Al nivel internacional:

  • La Declaración Universal de los Derechos Humanos, artículo 23.
  • La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, artículo XIV.
  • El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC).
  • El Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Protocolo de San Salvador).
  • El Protocolo de reformas a la Carta de la Organización de los Estados Americanos (B-31) (Protocolo de Buenos Aires), artículo 43.
  • El Convenio 131 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), artículo 3.
  • La Convención sobre los Derechos del Niño, artículo 27.
  • La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, artículo 27.
  • Las Recomendaciones 30, 89 y 135 de la OIT.
  • La Recomendación General No. 13 adoptada en 1989 por el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer.
  • Los Informes sobre Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.
  • La Observación General No. 18 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Comité DESC) sobre el Derecho al Trabajo.
  • El Informe de la Relatora Especial sobre una vivienda adecuada como elemento integrante del derecho a un nivel de vida adecuado y sobre el derecho de no discriminación.
  • El Consejo de Derechos Humanos en su “Proyecto final de los Principios Rectores sobre la extrema pobreza y los derechos humanos”.
  • Observación General No. 16 del Comité de los Derechos del Niño, sobre las obligaciones del Estado en relación con el impacto del sector empresarial en los derechos del niño.
  • Observaciones finales del Comité DESC al Estado mexicano en 1999 y 2006.
  • Diagnóstico sobre la situación de los derechos humanos en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.
  •  

2. Garantizar que el umbral irreductible para la definición del salario mínimo sea siempre superior al monto de la línea de bienestar definida y reconocida por el propio Estado mexicano a través del CONEVAL.

3. Diseñar una estrategia de implementación inmediata cuyo objetivo sea la recuperación gradual y progresiva del poder adquisitivo del salario mínimo, con base en la metodología del Monto Independiente de Recuperación (MIR).

Garantizar que la definición del monto del salario mínimo no se dé en un contexto estático, sino dinámico que involucre como pilar el mejoramiento continuo y progresivo del nivel de vida de las personas, en una visión no restrictiva que favorezca la más amplia protección de los trabajadores y de sus familias. Para ello se debe tomar en cuenta la información de las instituciones de estadística y evaluación (INEGI y CONEVAL) como referencia para que el salario satisfaga, como base, un mínimo de bienestar para una vida digna.

Observar que todas las normas de derechos humanos, incluyendo los derechos de la infancia, de las mujeres, de las personas con discapacidad y de otros grupos en situación de vulnerabilidad, se tomen en cuenta para la definición del monto del salario mínimo.

Desaparecer a la actual Comisión Nacional de los Salarios Mínimos ya que ha sido un factor determinante en la permanencia de la pobreza en México y en el deterioro del poder adquisitivo de los trabajadores, y proponer un nuevo modelo institucional para la definición del salario mínimo en México.                             

Más información:

Alberto Serdán Rosales
Coordinador
Acción Ciudadana Frente a la Pobreza
Dirección: Manuel María Contreras, No. 133, 5° piso. Col., Cuauhtémoc, 06500 Ciudad de México, CDMX, México.
Teléfono +525519675979
Correo Electrónico: alberto.serdan@frentealapobreza.mx
http://www.cohesionsocial.mx/

Consultar documento en el sitio oficial de la ONU

[1] Ver anexo 1. Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. Metodología para la medición multidimensional de la pobreza en México. 2009. p. 20.

[2] Ibídem. p. 22.

[3] Ver anexo 2. CONEVAL. Nota técnica. Instrucciones para consultar el contenido y valor de las canastas. CONEVAL. Contenido y valor de las líneas de bienestar 1997-2017 (diciembre). Consultados en https://www.coneval.org.mx/Medicion/MP/Paginas/Lineas-de-bienestar-y-can..., el 9/2/2018.

[4] Ver anexo 3. Diario Oficial de la Federación. Acuerdo por el que se establece el salario mínimo general para el año 2017.

[5] Ver anexo 4. CONEVAL. Porcentaje de población con ingreso laboral inferior a la línea de bienestar mínimo, Nacional. Primer trimestre 2005 – tercer trimestre de 2017. Consultado en https://www.coneval.org.mx/Medicion/Paginas/ITLP-IS_resultados_a_nivel_n... el 9/02/2018.