Salario mínimo suficiente

Salario mínimo suficiente

Las condiciones económicas necesarias para aumentar el salario mínimo y ajustarlo para que sea suficiente para adquirir una canasta básica están dadas ahora. Hay indicadores de un aumento en el consumo interno, de una mayor demanda de bienes nacionales y una contracción de las importaciones de bienes de capital.

El momento es oportuno para alentar el mercado interno mediante un incremento al salario mínimo que sea prudente y que observe las recomendaciones emitidas el año pasado por la representación obrera, empresarial y gubernamental que integran la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) de hacerlo en pesos y no en porcentaje.

Organizaciones de la sociedad civil como Acción Ciudadana Frente a la Pobreza y el Centro de Estudios Espinoza Yglesias se han reunido con empresarios para analizar el entorno económico actual y han estimado que al mes de abril, al salario le faltan 14 pesos para igualarlo al costo de una canasta básica.

El grupo de trabajo analizó también un conjunto de estudios y análisis, incluidos los reportes mensuales del Banco de México, de donde se deduce que el primer incremento al valor real del salario mínimo para 2017 otorgado en diciembre por 7 pesos no ha teñido efectos negativos, no hay aumento del desempleo, por el contrario el empleo ha aumentado; la informalidad laboralno ha crecido, por el contrario, ha aumentado la formalidad laboral, y las contrataciones laborales no se han visto afectadas, hasta mayo, como consecuencia del aumento.

La inflación, de acuerdo a los informes de  Banco de México ha aumentado como consecuencia de la especulación en el tipo de cambio respecto del dólar y por la actualización del precio de los combustibles y la energía. El salario mínimo dejó de ser referente como factor de inflación.

Entre los empresarios hay un optimismo razonado para que las expectativas económicas mejoren en beneficio de un mercado interno más fortalecido.

EL INCREMENTO ES VIABLE

Cumplir lo prometido en diciembre de aumentar el salario mínimo para igualarlo al precio de la canasta básica,  antes de la revisión salarial de diciembre para fijar los mini salarios que regirán en 2018, es viable y oportuno.