CIDE avanza análisis para programas sociales en los estados

CIDE avanza análisis para programas sociales en los estados

El Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) determinó que los tres órdenes de gobierno siguen obteniendo los mismos resultados negativos en la política para la superación de la pobreza, porque sieguen haciendo lo mismo, acentuando la tendencia de fragmentación de los programas sociales con un abuso electoral ofensivo de las necesidades de los beneficiarios, los más pobres del país.

 

La demostración contundente es que desde hace 25 años, en México el porcentaje de pobres es del 53 por ciento de la población, pero con el agravante de cada día hay nuevos pobres, ahora 11 millones de mexicanas y mexicanos más que hace un cuarto de siglo.

 

El Laboratorio de Políticas Públicas del CIDE, el centro académico por excelencia de políticas públicas en México, realiza un estudio que tiene por objetivo construir una propuesta que elimine la dispersión de programas sociales en las entidades del país, transparente el uso de los recursos públicos y elimine cualquier intento de uso electoral de los programas sociales y castigue a quienes violen la prohibiciones legales.

 

Un avance de ese estudio fue entregado a Acción Ciudadana Frente a la Pobreza para su evaluación, de acuerdo a los términos del contrato encomendado por la organización de la sociedad civil a la institución académica. La entrega se hizo en el Laboratorio de Políticas Públicas con asistencia de representantes de la Acción Ciudadana, de Oxfam, de Coneval y otras organizaciones e instituciones y de los académicos del CIDE.

 

En ese avance se sostiene que sólo 32 % de los programas sociales garantizan el ejercicio de los derechos sociales que proclama la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el otro 68 % solo brinda apoyos asistenciales a los millones de destinatarios.

 

El avance construido con pruebas pilotos efectuadas en los estados de Chihuahua, Oaxaca y Sonora con programas de vivienda y de apoyo a adultos mayores, enfatiza la perpetuación de la fragmentación de la política social como constante en los gobiernos federal, estatal y municipal.

 

Además de la dispersión hay duplicación y hasta triplicación de esfuerzos, presupuestos, oficinas, vehículos y salarios pagados en muchos casos a tres equipos de burócratas que operan programas con el mismo propósito por parte de los gobiernos federal, estatal o municipal.

 

Lo más grave es que esta dispersión de programas y la dilapidación de recursos presupuestales se ha convertido en una acción perversa de los funcionarios públicos y de los partidos políticos que los postulan a cargos de representación popular, coincidieron los asistentes a la reunión.

 

Los programas duplicados o triplicados tienen con frecuencia el mismo destinatario que recibe el mismo beneficio de parte de autoridades que tienen –en el mejor de los casos- intercambio de información, pero no acuerdan planes ni proyectos de distribución de beneficios.

 

Acción Ciudadana Frente a la Pobreza solicitó a los investigadores indagar más sobre el escaso uso de padrones de beneficiarios que contribuyen a la dispersión de programas y la dilapidación de recursos y planteo la opción de incluir en las propuestas que deriven de la investigación académica de un padrón de beneficiarios que tenga el peso y el valor del padrón de causantes fiscales, el cual se utilizaría para redistribuir el ingreso bajo principios de equidad y justicia.

 

La sesión académica para dar a conocer los avances del estudio estuvo encabezada por el doctor Guillermo Cejudo, secretario académico del CIDE y Lucila Servitje, del Núcleo Coordinador de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.