¿Por qué una Acción Ciudadana Frente a la Pobreza?

¿Por qué una Acción Ciudadana Frente a la Pobreza?

  México es un país rico pero la mayoría de su población vive en pobreza. Esto puede cambiar. Para vivir en paz y llegar a ser un país próspero esto debe cambiar. Por eso surge la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza. Es una iniciativa de la sociedad civil que convoca a actuar ya para reducir la pobreza y la desigualdad en una generación. Lograrlo es posible y nos conviene a todos. México está entre las 15 economías más grandes del mundo, pero ocupa el lugar 71 en el Índice de Desarrollo Humano a nivel global.  En los últimos 20 años, hay 14.5 millones más de personas en pobreza y la proporción no se ha disminuido.  En 1992 había 46 millones de personas en pobreza por ingresos y para 2012 se había incrementado a 60.6 millones. La proporción de población en pobreza permanece casi igual: Había 53.1% de población en pobreza en 1992 y hay 51.6% en 2012. La desigualdad tampoco se ha modificado sustancialmente, el coeficiente de Gini era de 0.53 en 1992 y de 0.50 en 2012.*

El problema de la pobreza y la desigualdad no radica en los datos del diagnóstico. México cuenta cada vez con mejores datos sobre la pobreza, las carencias sociales y las brechas de desigualdad. El INEGI como fuente de información y el CONEVAL como autoridad responsable de la medición de la pobreza producen información sólida y detallada. El problema es mantener acciones y programas que no dan en el blanco. Es evidente que el factor determinante de la pobreza es el ingreso insuficiente y que la carencia principal es la seguridad social, incluyendo la falta de acceso efectivo a la salud. Y sin embargo las medidas contra estos problemas siguen sin ser una prioridad, se dispersan los programas e incluso cada año se generan nuevas ocurrencias. Tres datos señalados por CONEVAL desde hace años, como muestra:

  • Los ingresos de quienes trabajan han perdido poder adquisitivo en relación con el valor de la canasta alimentaria. Esto significa que en México se generan empleos que producen más pobreza. Y al mismo tiempo se mantiene y se incrementa la dispersión de programas de generación de ingreso, de desarrollo productivo y de empleabilidad.
  • La generación de empleos de calidad con salarios adecuados que impacten la productividad laboral es un reto de la política económica. Y sin embargo, parece que se pretende enfrentar la pobreza sólo con políticas sociales.
  • La principal carencia es la falta de acceso a la seguridad social, que afecta a más seis de cada diez personas. Y en contraste únicamente el 4% del presupuesto del gasto social se destina a programas de “seguridad social”.

Necesitamos una nueva mirada: México es un país grande y rico que desaprovecha su bono demográfico y sus potencial en recursos humanos.  La gente pobre trabaja mucho y sigue siendo pobre. No estamos hablando de mendicidad. Tampoco de situaciones extremas excepcionales. Hay muchas barreras a la movilidad social ascendente. La pobreza se hereda por generaciones. La pobreza tiene rostro de jóvenes, mujeres e indígenas. Hay más de 7 millones de jóvenes en trabajos precarios, casi 15 millones de mujeres en trabajos con menor paga o fuera del mercado laboral, y 16 millones de indígenas excluidos del México que sí crece. En su inclusión económica radica la oportunidad del incremento más sustancial de la productividad. En el Sur rezagado se encuentra la mayor ventana de oportunidad para acelerar el crecimiento y llegar a ser potencia global. (Mckinsey: 2014). Hay que exigir cambios de fondo para enfrentar las causas de la pobreza y la desigualdad. Hay estudios con datos duros y fuentes oficiales que han demostrado problemas que se pueden corregir si se toman las decisiones:

  • Por ejemplo, el CONAPRED y el CIDE presentaron en 2014 un estudio que muestra que el presupuesto discrimina y excluye a sectores de población vulnerable. En muchos programas no se conoce la población beneficiaria, no cuentan con padrón con datos suficientes y abiertos y en su conjunto, los programas excluyen más del 30% de la población objetivo.
  • México Evalúa ha presentado un diagnóstico preciso de la trampa de desigualdad que vivimos y la incapacidad del presupuesto para tener un efecto redistributivo eficaz. Hay programas que en lugar de disminuir, aumentan la desigualdad.
  • GESOC ha generado el Índice de Desempeño de los programas sociales que muestra que el 75% de los programas presupuestarios son opacos o dispersos, lo que impide medir bien sus resultados.
  • Fundar ha documentado como los programas destinados al campo no llegan a las zonas de mayor pobreza y se concentran en grandes productores, con lo cual el gasto público incrementa la desigualdad.
  • Transparencia Mexicana ha mostrado como el 55% de los programas estatales no cumplen los mínimos de transparencia y normatividad.
  • El Centro de Estudios Espinosa Yglesias ha fundamentado en diversos estudios que el sistema de seguridad social debe transformarse para promover la formalización de los trabajadores y ha documentado las barreras a la movilidad social.
  • También los organismos internacionales como CEPAL, PNUD y el Banco Mundial han ofrecido evidencia sobre la importancia de la política económica para enfrentar la pobreza y la desigualdad.
  • En pocas palabras #BastadeOcurrencias #UsemoslaEvidencia

El problema no está únicamente en las políticas públicas, también está en la sociedad. Hay prácticas privadas que generan pobreza y exclusión. Recientemente hemos visto ejemplos extremos: jornaleros viviendo en situación de esclavitud; los modelos de negocios que pretenden apropiarse de riquezas naturales de pueblos y comunidades indígenas; la falta de respeto a los derechos de trabajadoras domésticas en la mayoría de los hogares; la cultura de la ostentación y el consumo desenfrenado; e incluso la permanencia de acciones asistencialistas o sin impacto desde organizaciones civiles. La sociedad también es  responsable por acciones que generan pobreza y desigualdad. La omisión más importante en la sociedad es la falta de participación y vigilancia sobre los bienes que son de todas y todos. Por eso debemos actuar y exigir. La tarea es de todos. Esta sí es #LaPeleadelSiglo.   Objetivos de la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza ¿Qué pretendemos? La Acción Ciudadana Frente a la Pobreza es una iniciativa de la sociedad civil organizada para impulsar acciones efectivas frente a la pobreza y la desigualdad. Especialmente, surge para unir y articular a las miles de organizaciones que desde hace muchos años trabajan de manera directa, en la base, en zonas rurales y urbanas, en proyectos de desarrollo económico, de capacitación, de educación y salud, y muchos más, siempre con un enfoque de empoderamiento ciudadano. La finalidad de largo plazo es eliminar las barreras que generan pobreza y desigualdad. Las principales barreras son económicas. El horizonte es eliminar las barreras a la productividad, al ingreso suficiente y a la inclusión económica, como las prácticas monopólicas, los subsidios regresivos y la captura de rentas. Pero no basta cualquier crecimiento económico. Se requiere que la economía sea incluyente, genere empleos de calidad y desarrolle la capacidad productiva de las personas en pobreza y en los territorios con mayor rezago, como el Sur del país. Hay que romper las barreras que impiden la movilidad social y perpetúan la pobreza. Y para eso no son suficientes las políticas y programas sociales, mucho menos los enfoques asistencialistas. Citando a dos clásicos, podemos decir “No se hagan bolas, es la economía”. Como consenso inicial podemos empezar por enfrentar la corrupción. Aunque hay diversas posiciones sobre cómo enfrentar la desigualdad, hay consenso en que es urgente evitar el dispendio y la desviación de los recursos públicos. También se deben enfrentar las ocurrencias, la dispersión, la opacidad de los programas, las duplicidades y el clientelismo. Por eso nuestra primer batalla es por ampliar los mecanismos de vigilancia ciudadana, de transparencia y gobierno abierto y hacer efectiva la participación ciudadana en las políticas públicas para que los programas funcionen y hacerlos exigibles. Un buen inicio es que el presupuesto “base cero” sea un #PresupuestoSinMoches. Queremos contribuir a que México defina una estrategia que genere mayor cohesión social y cierre las brechas de desigualdad. Esta Estrategia Nacional de Estado debe articular tres grandes objetivos: el crecimiento económico incluyente y el ejercicio de los derechos sociales, como las dos dimensiones esenciales e inseparables para hacer frente a la pobreza y la desigualdad, y las formas nuevas de gobernanza para hacerlas realidad.  Sin la participación activa de la ciudadanía esta Estrategia se puede quedar en discurso, intención o peor aún, en una simulación. El contexto internacional es propicio porque en 2015 se deben establecer los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) post-2015 de la ONU con compromisos serios y medibles frente a la pobreza.  Este año tenemos la oportunidad de exigir metas realmente retadoras para nuestro país como parte del proceso global de los Objetivos post 2015. En septiembre de este año, en la ONU los países fijarán objetivos medibles frente a la pobreza, para garantizar el acceso a la salud para todos y también para promover mecanismos de gobernanza, gobierno abierto y monitoreo ciudadano para darles cumplimiento. Sumaremos nuestro esfuerzo a los avances promovidos por las redes de la sociedad civil que ya están trabajando en esa agenda. En los ODS México debe asumir metas serias frente a la pobreza y la desigualdad. Enfrentar la pobreza y la desigualdad nos conviene a todos. En el ánimo nacional cada vez hay mayor conciencia de la urgencia de cambiar el status quo que perpetúa la pobreza y la desigualdad. Después de Iguala y ante la amenaza de la inseguridad y la violencia muchas personas saben que sin cohesión social, que cierre las brechas de desigualdad, no hay futuro promisorio para nuestro país. La Acción Ciudadana Frente a la Pobreza quiere contribuir a generar el diálogo con todos los actores, empresarios, sindicatos, académicos y organizaciones civiles, para fijar los objetivos y metas de la Estrategia Nacional de Estado. Se trata de que la mayoría de las empresas, el conjunto de los sectores productivos y sobretodo la población que hoy vive en pobreza resulte ganadora. En la Estrategia Frente a la Pobreza y la Desigualdad #Cabemostodos. La Estrategia debe recuperar, fortalecer y multiplicar las experiencias valiosas impulsadas por la sociedad civil organizada. Hay miles de organizaciones que llevan décadas trabajando frente a la pobreza y la desigualdad. En el campo y en la ciudad. Con niños, con jóvenes, con mujeres, con adultos mayores, con campesinos e indígenas, con trabajadores urbanos. Las organizaciones más avanzadas han desarrollado gran capacidad productiva, muchas de ellas se han abierto incluso a la exportación. El sector de la economía social y solidaria, del comercio justo, de las finanzas populares es creciente y sobrevive casi sin apoyos. La contraloría social, las organizaciones cívicas de vigilancia y los grupos de defensoría de derechos se mantienen a pesar de las presiones. La economía incluyente y la movilización ciudadana tienen ya #ResultadosFrentealaPobreza. No pretendemos tener la solución. Nuestra función es propiciar el debate y ser factor de unidad para definir los puntos de acuerdo de una Estrategia Nacional de Estado que logre:

  • El crecimiento económico incluyente con base en el desarrollo productivo y el trabajo digno y remunerador de las personas y comunidades en condición de pobreza, especialmente las mujeres, las personas jóvenes y la población indígena. Hay que conectar al México que no crece y se rezaga con el México competitivo y de oportunidades. En la economía incluyente #Cabemostodos.
  • La construcción –en un plazo máximo de 10 años- de un sistema de seguridad social que garantice derechos sociales básicos. Un sistema de seguridad social para todos, único e integrado, que inicie por el acceso efectivo a la salud, e incluya también pensiones, seguros por discapacidad, incapacidad y cesantía, créditos de vivienda y servicios de cuidado. De inicio, los miles de millones que se destinan cada año a la salud deben rendir resultados. Hay que hacer realidad el artículo 4º de la Constitución que garantiza el derecho a la salud. Para empezar impulsaremos #CeroListasdeEspera para tratamientos, estudios y la atención a la salud en el IMSS, en el ISSSTE y en el “Seguro Popular”.
  • Los mecanismos para la rendición de cuentas, la vigilancia y la exigibilidad, con participación ciudadana, a fin de garantizar el cumplimiento de los objetivos anteriores y hacerlos realidad a todos los niveles. #NoBastaVotar hay que participar, vigilar y exigir.

La Acción Ciudadana Frente a la Pobreza es una iniciativa de largo plazo. Las causas de la pobreza y la desigualdad tienen raíces muy profundas y abarcan diversos factores y dimensiones, por lo que debemos clarificar nuevas exigencias conforme vayamos avanzando. La primera meta de la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza es fortalecer procesos de incidencia ciudadana a nivel local, municipal, estatal y nacional. La ciudadanía no debe ser sólo beneficiaria, debe ser corresponsable al definir, vigilar y evaluar las políticas públicas. De inicio, vamos a vigilar y exigir a todos los niveles: desde las centros y clínicas de salud, hasta las jurisdicciones, los servicios estatales de salud y el Sistema Nacional de Protección Social en Salud. No habrá economía incluyente y acceso efectivo a la salud sin mecanismos de exigibilidad y de participación ciudadana. La agenda en la primera fase de la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza inicia por:

  • Promover mecanismos de vigilancia y exigencia ciudadana sobre:
    • Programas y acciones de inclusión económica, (por ejemplo: los programas de generación de ingreso, de desarrollo productivo, de empleabilidad) y
    • Programas y acciones para garantizar el acceso efectivo a la salud
  • Promover el debate público sobre la Estrategia Nacional y sobre las acciones efectivas para lograr economía incluyente y el ejercicio de derechos sociales.

  Primeras Actividades ¿Qué vamos a hacer? Para impulsar esta agenda, iniciamos una primera fase de la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, con las siguientes actividades:

  1. Unir y visibilizar a las miles de organizaciones que ya trabajan #FrentealaPobreza. Iniciamos la construcción de una Red Nacional de las organizaciones que trabajan desde hace décadas frente a la pobreza y la desigualdad, para dar a conocer, evaluar y promover la multiplicación de sus experiencias exitosas.
  2. Consensar e impulsar la agenda #PresupuestoSinMoches para aportar al “Presupuesto Base Cero” de 2016 y a los presupuestos de los gobiernos estatales y municipales. #PresupuestoSinMoches debe ser un presupuesto basado en resultados. #PresupuestoSinMoches debe ser un presupuesto que no recorta recursos a la salud, la educación, la generación de ingreso y el desarrollo productivo de las zonas y personas que viven en pobreza. #PresupuestoSinMoches debe ser un presupuesto con medidas estrictas de transparencia, vigilancia ciudadana, contraloría social y alineado al Sistema Nacional Anticorrupción. #PresupuestoSinMoches debe ser un presupuesto que genere economía incluyente y acceso efectivo a la salud.
  3. Iniciar la Campaña #CeroListasdeEspera, para promover la vigilancia ciudadana en el acceso efectivo a la salud, creando medios de denuncia, exigibilidad y mejora de la calidad de la atención, actuando a nivel local sobre los establecimientos de salud y a nivel estatal sobre las jurisdicciones y dependencias responsables de garantizar la calidad de los servicios públicos de salud.
  4. Impulsar espacios de dialogo y acción donde #CabemosTodos en los que participen empresarios, académicos, organizaciones civiles y autoridades, para encontrar puntos de consenso a dos niveles: sobre la Estrategia Nacional, así como sobre posibles proyectos de acción para aplicar los consensos en las zonas con mayor pobreza, tanto rurales como urbanas. Enfocaremos estas acciones conjuntas #CabemosTodos en los municipios y regiones de mayor rezago como en Guerrero, Oaxaca y Chiapas; así como a los municipios y ciudades con la mayor cantidad de personas en pobreza como Puebla, Ecatepec, Iztapalapa, León, Tijuana, Ciudad Juárez, Toluca, Acapulco, Guadalajara.
  5. Sumarnos a otros esfuerzos desde la sociedad civil organizada. Enfrentar la pobreza y la desigualdad requiere sumarse a las agendas que promueven las principales coaliciones y redes de sociedad civil. De inicio las coaliciones que están trabajando en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible post 2015 de la ONU, las exigencias para avanzar en la reforma educativa, las propuestas de transparencia y rendición de cuentas, las exigencias de “La Sociedad Responde” y las otras iniciativas que se requieren para lograr una economía incluyente y el ejercicio de los derechos sociales.  #Action2015 #RindanCuentas #10porlaEducación #TransparenciaYa #GobiernoAbierto #LaSociedadResponde son también nuestra causas.

Para iniciar este plan de trabajo, presentamos hoy:

  • El portal frentealapobreza.mx. El portal será el principal medio de comunicación y encuentro de la Red Nacional. Dará visibilidad y voz a las propuestas y las experiencias de quienes trabajan frente a la pobreza. Permitirá recoger y dar seguimiento a los reportes ciudadanos de #CeroListasdeEspera relacionados con el acceso a servicios de salud. Permitirá también la deliberación sobre la agenda #PresupuestoSinMoches para consensar las exigencias inmediatas.
  • El “paquete de empoderamiento ciudadano”. Es un conjunto de herramientas para que las organizaciones y personas en campo puedan vigilar y hacer exigible el acceso efectivo a la salud, mediante la combinación de acciones de acceso a la información, presentación de quejas y denuncias de corrupción o dispendio frente a contralorías, órganos de fiscalización y entidades de protección de derechos.
  • Son tres las instancias que inician la Acción Ciudadana Frente a la pobreza:
    • El Consejo de Organizaciones formado inicialmente por más de 50 organizaciones de todo el país y más de 10 redes con presencia nacional, con arraigo a nivel de base en las zonas con mayor pobreza. Es un conjunto muy plural y diversificado de organizaciones con amplia experiencia frente a la pobreza y la desigualdad en múltiples campos y lugares de trabajo.
    • El Consejo Asesor formado por un conjunto destacado de personalidades, académicos y académicas, líderes de opinión, expertos, practicantes, empresarios y empresarias; que respaldan esta iniciativa.
    • El Núcleo Coordinador formado por las personas y organizaciones que asumen el compromiso de conducir y coordinar la Acción Ciudadana frente a la pobreza, en una perspectiva propositiva y Además cuenta con un equipo responsable de las tareas operativas.*

Llamamiento: Para actuar frente a la pobreza y la desigualdad

  • Te convocamos a ti que quieres un mejor México y convocamos en especial a las organizaciones ciudadanas y a todas las personas que promueven acciones frente a la pobreza y la desigualdad a sumarse a esta Acción. El primer paso para participar es registrarse en frentealapobreza.mx
  • Invitamos a las organizaciones sociales en el campo económico, empresariales, sindicales, gremiales, profesionales, cooperativas y de asesoría a participar en la deliberación pública para establecer un horizonte factible de mediano plazo y también para llevar a la práctica acciones concretas en algunos territorios para hacer frente a la pobreza y a la desigualdad mediante una economía incluyente y la vigencia de los derechos sociales.
  • Solicitamos a las universidades y centros académicos facilitar los espacios de análisis y deliberación para generar una agenda común de exigencias y para diseñar las estrategias de acción frente a la pobreza y la desigualdad para zonas rurales de pobreza crónica y para las zonas urbanas con mayor concentración de pobreza.
  • Solicitamos a los medios de comunicación y a los líderes de opinión impulsar el debate público, con seriedad y profundidad, que posibilite trazar un horizonte para enfrentar la pobreza y la desigualdad en México y eliminar las barreras que las generan y las perpetúan.
  • Solicitamos a las autoridades de los tres órdenes de gobierno y a los legisladores, escuchar las exigencias de la sociedad civil, a asumir la responsabilidad de la toma de decisiones con base en evidencia y a priorizar las medidas eficaces para lograr una economía incluyente y el ejercicio efectivo de los derechos sociales a nivel nacional y en los ámbitos estatales y municipales.

  Conclusión Hacer frente a la pobreza y  la desigualdad es al mismo tiempo un imperativo ético y un acto de conveniencia personal. Es una misión histórica para una generación y también una buena inversión para ampliar el mercado y las oportunidades de negocio. Una economía incluyente es la mejor forma del crecimiento sostenible. La pobreza no es destino manifiesto. México puede ser una gran potencia. Nuestro país puede lograr prosperidad, tener cohesión social, vivir con paz y seguridad ciudadana, y avanzar en una democracia efectiva y con rendición de cuentas.  Esto va  más allá de partidos o gobernantes, depende de la sociedad en su conjunto. Depende de cada uno y depende de todos. Iniciamos hoy. Insistiremos cada día. Nuestra intención se resume en cambiar una letra con el fin de lograr un cambio de inmensas proporciones: Transitar de la Economía influyente a la Economía Incluyente. Cambiar la Sociedad de Influyentes para ser la Sociedad Incluyente.  

México, D. F.  mayo 12 de 2015

Núcleo Coordinador de la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza * Las fuentes de los datos de esta sección se encuentran detalladas en el Anexo 1. También el anexo 1 ofrece mayor información de sustento. * La lista de integrantes del Consejo de Organizaciones, el Consejo Asesor y el Núcleo Coordinador de la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza se incluyen en el Anexo 2.   Documento en PDF