Pobreza y Desigualdad. Informe Latinoamericano 2013
Pobreza y Desigualdad. Informe Latinoamericano 2013

Pobreza y Desigualdad. Informe Latinoamericano 2013

Empleo de calidad y territorio

El presente estudio fue elaborado por el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (RIMISP) y se elaboró como un aporte a la discusión sobre pobreza y desigualdad desde una perspectiva particular, la de la desigualdad territorial, que corresponde a una de las aristas menos abordadas del problema y que impacta con especial fuerza a los sectores rurales de América Latina. Este estudio busca diagnosticar y comprender cómo los determinantes del empleo de calidad se distribuyen de manera diferenciada en el territorio.

Para abordar las dinámicas mencionadas de pobreza y desigualdad territorial, este Informe se estructura en tres partes. En la primera se analiza la evolución de las brechas territoriales en las seis dimensiones ya analizadas el año 2011. De acuerdo con los hallazgos del presente material, el modo en que la estructura productiva, las políticas públicas y la capacidad de diálogo social interactúan al interior de los territorios, es clave para entender las dinámicas de acceso a empleos de calidad.

La segunda y tercera parte centran su atención en el análisis de los determinantes territoriales del empleo de calidad, en donde se constató la existencia de profundas brechas territoriales en un conjunto de indicadores relacionados con empleo de calidad (capítulo 2). Además, en el capítulo 3 se refuerza el análisis de brechas precedente y se muestra que la estructura productiva y otras condiciones materiales del territorio y sus habitantes, son variables claves correlacionadas con la distribución territorial del empleo de calidad.

La tercera y última parte (capítulos 4, 5 y 6) analiza cómo estos factores, además de las políticas públicas y el diálogo social, interactúan en territorios concretos para la generación de dinámicas tendientes al empleo de calidad. La primera edición del Informe Latinoamericano sobre Pobreza y Desigualdad 2011, evidenció la existencia de severas brechas territoriales en materia de salud, educación, seguridad ciudadana, ingresos, dinamismo económico e igualdad de género, y a la vez analizó su impacto sobre las (desiguales) posibilidades de desarrollo de los territorios.