Gasta Conasami 540 mdp en estudios y genera más pobreza denuncian organismos ciudadanos

Gasta Conasami 540 mdp en estudios y genera más pobreza denuncian organismos ciudadanos

 

Ciudad de México, agosto 29.- La Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) no es un elefante blanco, es un organismo que fabrica pobreza, y contribuye al deterioro del poder adquisitivo de los trabajadores, coincidieron Ricardo Becerra, Rogelio Gómez Hermosillo y Juan Carlos Moreno Brid, durante la Evaluación Ciudadana al organismo.

Informaron que en los primeros seis meses del año, a quienes ganan el salario mínimo les faltaron 2 mil 816 pesos para comprar una “canasta básica” que incluya lo más indispensable para que una persona sobreviva, esto es, a quien gana este mini salario le faltaron en promedio entre 15 y 16 pesos al día, señalaron.

Indicaron que México es el único país de América Latina que no ha implementado una política de recuperación salarial en los últimos 15 años, lo que ha llevado a que el más bajo de los salarios haya perdido su poder adquisitivo.

En los últimos 10 años, informaron, el ingreso laboral de más de 30 millones de trabajadores jefes de familia ha tenido una caída de 27.4 por ciento, ante ello, cuestionaron ¿por qué la Conasami persiste? ¿Cuál es el fundamento para que un organismo que viola la Constitución y los derechos humanos de los trabajadores se mantenga?

Por ello, señalaron que la Conasami, solo ha servido para poner un freno de mano a la economía nacional al aplazar sin argumentos válidos, el aumento al mini salario estancado desde hace veinticinco años, cuando Carlos Salinas designó presidente de ese organismo a Basilio González Núñez.

Recordaron que en 2014 se fortaleció una demanda social para dar un aumento emergente a los salarios mínimos para que nadie que trabaje se quedara sin la oportunidad de darle una vida digna a su familia. Ante la exigencia social, la Conasami creó una Comisión Especial que ofrecería soluciones 6 meses después. El plazo se ha venido renovando cada 6 meses y dos años después no hay una respuesta ni explicación válida al freno impuesto.

Ricardo Becerra, presidente del Instituto de Estudios para la Transición Democrática (IETD), mencionó que el propio secretario del trabajo, Alfonso Navarrete Prida, anunció el aumento para mayo de este año, sin embargo, dijo atribuyó a las condiciones macroeconómicas una nueva posposición.

El economista y ex asesor de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Juan Carlos Moreno Brid, aclaró que la Conasami siempre ha fijado el salario mínimo por decreto, pues explicó que no hay estudios, en los que se base para fijarlo.

“Sube la gasolina, hay una devaluación y no se altera la inflación, por qué entonces cuando hablamos de aumentar el salario mínimo, se habla de inflación”, indicó.

México va en contra de una ola internacional que reposiciona al salario mínimo como un factor fundamental del bienestar de los trabajadores.

Señaló que en Alemania en 2014 se decidió restablecer el salario mínimo como un árbitro que retome la calidad de distribuidor del ingreso, pues añadió, no es sano permitir que solo sea el mercado el que determine las condiciones en el país.

En tanto Ricardo Becerra añadió que en ciudades como Nueva York y Washington el salario mínimo se ha incrementado por una decisión moral y ética, por lo que añadió, en nuestro país estamos obligados a emular estos ejemplos.

Respecto al actuar de la Conasami, los panelistas indicaron que de acuerdo con la más reciente revisión de la Cuenta Pública realizada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la Conasami realizó 144 estudios con un costo de 540 millones de pesos, sin que reflejaran la metodología para la definición del monto del salario mínimo para 2016.

“No hay un solo estudio sobre lo que requiere un trabajador para sobrevivir”, enfatizó Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, por lo que, añadió, las organizaciones de la sociedad civil queremos revindicar el tema.

Igualmente la Comisión Nacional de Derechos Humanos ha señalado en un Informe reciente sobre “Salario Mínimo y Derechos Humanos” que las autoridades deben cumplir la nueva normatividad a partir de la reforma al Artículo 1º constitucional, lo cual debe ser considerado por el gobierno para que el salario mínimo cubra lo más indispensable para una vida digna.

Los ponentes llamaron a un debate serio e informado para definir con todos los involucrados un salario mínimo por encima de la línea de pobreza como un primer paso que lleve a la recuperación salarial de los trabajadores y exigieron a Basilio González Núñez rendir cuentas de su actuación pública al frente de la Conasami.

Monitor Económico de Baja California