Especialistas exigen transparencia y rigor en estadísticas de Coneval e Inegi.

Especialistas exigen transparencia y rigor en estadísticas de Coneval e Inegi.

Es preocupante, escribieron los expertos, que el cambio del Inegi dificulte una de las tareas principales del Coneval: medir la pobreza y su dinámica.

Oxfam México y el Centro de Estudios Espinosa Yglesias coordinaron una carta abierta dirigida al Inegi y Coneval, en la que llaman a ambas a mantener la transparencia, la discusión abierta y el rigor técnico como pilares indispensables para la calidad y veracidad de las estadísticas públicas.

Los más de 150 firmantes piden cuidar el levantamiento y la comparabilidad de la información de ingreso 2016, así como "complementar las labores del grupo técnico de trabajo definido por Coneval e Inegi con mecanismos de consulta a expertos externos".

El pasado 15 de julio, el INEGI publicó recientemente los datos sobre ingresos de las familias, resulta que el 10% más pobre de la población incrementó sus ingresos en 29.5% entre 2014 y 2015; inmediatamente el CONEVAL rechazó los resultados por considerar que bajo esa base la pobreza presentaría una irreal disminución, desatando la polémica sobre la metodología seguida.

También sugirieron preparar una metodología alternativa consensuada, transparente y definitiva sobre la medición del ingreso y de la pobreza a partir de 2018.

Enrique Cárdenas, director del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, expresó: Es fundamental medir el ingreso de los hogares de todos los estratos con la mayor precisión posible, con toda la información disponible, incluida la del Servicio de Administración Tributaria, el Instituto Mexicano del Seguro Social y el padrón único de beneficiarios de los programas sociales.

Señaló que las modificaciones dañaron la credibilidad el Inegi e impidieron llevar a cabo una comparación de la pobreza con años anteriores, además de que se imposibilitó conocer, por primera vez en la historia del país, la evolución de la marginación a nivel municipal.

No basta con que un funcionario medio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presente su renuncia, que se recalculen los datos o que se haga un nuevo ejercicio, la confianza en las mediciones de la pobreza está dañada, aseguró el coordinador de los senadores del PRD, Miguel Barbosa Huerta.

"Sustituyamos la obsesión por las variables y las carencias (en la medición) por los objetivos de desarrollo sostenible 2030", dijo Rogelio Gómez, de la red de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, en una conferencia de prensa en la capital del país.

De igual manera, resaltaron que la decisión conjunta del Inegi y del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) de no usar los datos del MCS 2015 para generar nuevos datos de pobreza nacionales y estatales es la adecuada, y señalaron que es relevante y necesario incluir la participación de expertos independientes de la sociedad civil y la academia en el grupo de trabajo que revisará los datos, como ayer lo solicitaron más de 150 expertos en la materia. De acuerdo un Julio Boltvinik, especialista en temas de pobreza, lo que el INEGI hizo fue no aplicar las encuestas en los hogares más pobres bajo el argumento de que los encuestados no decían la verdad.

 Link a Poder y Gloria.