¿Y la propuesta para ajustar el salario mínimo, CONASAMI?

¿Y la propuesta para ajustar el salario mínimo, CONASAMI?

30-06-16

La Comisión Nacional de Salarios Mínimos debió presentar el 23 de junio la propuesta de la comisión especial para ajustar el valor del salario mínimo. Nada pasó y aún nadie da la cara para decir cuándo sucederá.

Una vez más, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI) volvió a fallar. Tenía un compromiso formal, firmado en actas y anunciado públicamente, para dar a conocer el pasado 23 de Junio los resultados de la “comisión especial” creada para generar la propuesta de recuperación del valor del salario mínimo. Ese día no pasó nada, la propuesta no se presentó… y aún nadie da la cara para decir cuándo sucederá.

De hecho, la CONASAMI ha sido rebasada por el titular de la Secretaría del Trabajo. El Secretario Navarrete Prida anunció en Mayo pasado el acuerdo logrado con empresarios y sindicatos para un inminente ajuste al salario mínimo. (Para nada mencionó a la CONASAMI o a la Comisión “especial”)

Los empresarios aclararon de inmediato que el aumento se daría a conocer después de las elecciones. Y posteriormente el propio secretario fijó el mismo 23 de Junio como fecha límite para presentar el acuerdo logrado para ajustar ya el salario mínimo. La semana pasada (cerca del día 23) ha dicho que “los organismos empresariales” solicitaron más tiempo. E insiste en que “pronto” habrá noticias sobre este ajuste.

La CONASAMI es una institución anacrónica que no fue tocada por la transición democrática. Su titular lleva en el cargo 25 años. Fue nombrado por el presidente Carlos Salinas de Gortari. Si no hubiera suficientes argumentos ya acumulados con la perdida de valor del salario mínimo, en fechas recientes ha quedado evidenciada la falta de capacidad técnica, administrativa y política de la CONASAMI. Hasta ahora ha vivido de la inercia burocrática y de seguir dictados por consigna. Ya no será suficiente, carece de opciones y está siendo llamada a cuentas.

El pasado 17 de febrero, la Auditoría Superior de la Federación había ya observado la incapacidad técnica de CONASAMI para generar el estudio que la Ley le ordena para fundamentar el ajuste anual a los salarios mínimos.[1]

Esta semana, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), ha dado a conocer un interesante y rico documento que también aborda el tema en la perspectiva del nuevo mandato del art. 1º de nuestra Constitución y la normatividad nacional e internacional en materia de Derechos Humanos.

El documento de la CNDH le enmienda la plana a la CONASAMI y concuerda con nuestra exigencia de que el ajuste al salario mínimo debe considerar la información de CONEVAL e INEGI, así como iniciar un proceso gradual de recuperación sistemática para cubrir lo necesario para la vida con dignidad de las personas que trabajan y sus familias.

Todos los analistas económicos concuerdan con que el análisis elaborado por el Banco de México que pretende demostrar que un ajuste del salario mínimo para que se ubique por encima de la línea de pobreza, es decir en $88.50 por día, (al costo de las canastas alimentaria y no alimentaria en zonas urbanas para el mes de Abril de 2016) produciría un efecto inflacionario de 20 a 30 puntos porcentuales es absurdo y carece de rigor técnico, como lo demostró Gerardo Esquivel en el foro realizado en El Colegio de México el pasado 22 de junio.

Por lo tanto, es el momento y es urgente, reforzar la exigencia ciudadana para el ajuste al salario mínimo por encima de la línea de pobreza fijada por CONEVAL, porque quien trabaja no debe ser pobre.

El primer paso es aumentar el salario mínimo ya a $88.50 o para simplificar a $90.00 por día.

El segundo paso es fijar un plazo y un criterio claro e inequívoco para ajustar el salario mínimo gradualmente para que cubra lo indispensable para la persona que trabaja y su familia.

Esto debe ir aunado a la claridad de que este ajuste no se refleja automáticamente en el conjunto de las negociaciones salariales, las cuales se deben guiar por los datos de inflación y por la productividad en cada rama, sector y empresa. Y finalmente, como bien dice la CNDH en su documento, por construir un efectivo sistema de protección social que logre la cobertura universal de salud, servicios de cuidado, pensiones de edad avanzada, discapacidad y cesantía y el ingreso mínimo para vivir.

Ayúdanos a difundir esta información: