En Salud, ¡rindan cuentas!

En Salud, ¡rindan cuentas!

11-11-15

En salud las fallas del servicio producen dolor, complicaciones y mayor riesgo a la vida. Además por supuesto, desperdician recursos y llevan a tratamientos más costosos. Sin mencionar los días laborales perdidos y muchos otros efectos en calidad de vida del paciente y su familia.

 

El problema de salud no es médico. Es administrativo y de gestión, es institucional y por ello es político. Por eso la exigencia más urgente es que las autoridades de salud rindan cuentas. El foco es sobre los gobiernos estatales, pero la responsabilidad también es de la Secretaría de Salud, que permite la opacidad y la falta de información. Es el dedo en la llaga. Basta mencionar de alguna manera los servicios públicos de salud, para que aparezca una historia de negación del servicio, de cobro, de maltrato, de semanas o meses de espera.

Es una herida abierta sin atención. La negación del servicio o la espera por semanas genera sobretodo impotencia y resignación. Quien tiene recursos se va a la consulta privada, así sea la de los consultorios adyacentes a farmacias. Así se está dando la privatización en la práctica.

Lo más grave es que cada tratamiento pospuesto, cada receta incompleta, cada día en lista de espera para la cirugía o el estudio generan un gran costo. Costo humano y económico. En salud las fallas del servicio producen dolor, complicaciones y mayor riesgo a la vida. Además por supuesto, desperdician recursos y llevan a tratamientos más costosos. Sin mencionar los días laborales perdidos y muchos otros efectos en calidad de vida del paciente y su familia. Y cuando se busca información porque debemos ir más allá de la anécdota y los casos de horror que aparecen en muchas conversaciones, nos llevamos un chasco. Los recursos se canalizan pero no hay auténtica rendición de cuentas. Servicios de salud Quizá no sea una estrategia intencionada, pero resulta muy revelador que no haya información completa, oportuna y confiable sobre los indicadores de acceso efectivo a la salud. Es un absurdo que en cambio la SSA presuma una evaluación de 99% de satisfacción con el Seguro Popular. Y no es casualidad que sea imposible seguir la ruta del dinero y su aplicación hasta su destino final en las unidades de salud. La trazabilidad en el uso de los recursos no es lo suyo. La Secretaría de Salud acepta que una tercera parte de las unidades de salud no reporten información sobre la prestación de los servicios (32.6%) y que casi la mitad no hayan reportado el último periodo de 2014 (46.2%). Las entidades federativas con peor rendición de cuentas son Baja California Sur y Chiapas donde el 59% de las unidades no reportan información en el sistema de calidad. Seguidas por el DF y Michoacán con 57 y 55% respectivamente. Servicios de Salud Esos son los datos que entregó la SSA mediante solicitud de acceso a la información, dado que no están disponibles en datos abiertos. De la dispersión de las bases del sistema de Indicadores de Calidad en Salud – INDICAS, de las inconsistencias de la información y de la falta de Claves de identificación de las unidades, mejor ya ni hablamos. Basta decir que no usan la Clave Única CLUES ¡de la propia SSA! De ahí que la medida más urgente, inmediata, debe ser obligar a los Servicios Estatales de Salud y a la Secretaría de Salud a generar y difundir públicamente información oportuna, completa y confiable sobre la prestación de los servicios de salud. Basta un conjunto limitado de variables. De nada sirven los tableros con decenas o cientos de indicadores. Lo importante es que sean indicadores relevantes, estratégicos, de alto valor predictivo. Sugerimos que para la medición de acceso efectivo a la salud se consideren al menos los siguientes:

  • Surtimiento completo de medicamentos
  • Tiempo de espera para recibir consulta especializada (En días, semanas, meses, desde que el paciente es informado que requiere una consulta especializada)
  • Tiempo de espera para realizar todos los estudios requeridos (En términos similares al anterior)
  • Tiempo de espera para acceder a la cirugía requerida (En términos similares al anterior)
  • Cobros o
  • Requerimientos de aportar material o insumos (vendas, gasas, sueros, jeringas)

Propuestas de presupuesto salud 2016 Para conocer la realidad de los usuarios de los servicios públicos de salud, especialmente de quienes en viven en zonas de alto rezago social y pobreza, la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza promovió un ejercicio de observación ciudadana. Este ejercicio de observación ciudadana, independiente, pionero en su tipo, se realizó entre julio y octubre de este año, con la participación de casi 700 personas voluntarias, organizadas por 21 organizaciones civiles. Aplicaron más de 6,700 tarjetas o cuestionarios de medición ciudadana en 160 establecimientos de salud de 16 entidades federativas. Este ejercicio basado en una metodología probada internacionalmente (conocida como citizen scorecards) muestra un gran potencial para una auténtica contraloría ciudadana y ha arrojado resultados muy reveladores de la realidad y serios problemas en la atención en los servicios de salud. Servicios de Salud El “Primer Reporte Ciudadano sobre Calidad y Acceso Efectivo a la Salud” confirma los problemas de acceso efectivo. Y se evidencia que hay un serio problema de gestión en los servicios públicos de salud que produce falta de abasto de medicamentos y carencias para atender a los usuarios como se establece en la normatividad. Algunos de los principales resultados son:

  • Una tercera parte de las unidades de salud (32.6%) no han reportado información sobre calidad de los servicios que prestan en los últimos 4 años.[1]
  • Las 5 entidades federativas con peor rendición de cuentas en sus indicadores de calidad son: BAJA CALIFORNIA SUR, CHIAPAS, DISTRITO FEDERAL, MICHOACAN y COAHUILA.[2]
  • Casi la mitad de las unidades de salud (46.2% de todo el país) no reportaron información en el último periodo de 2014.[3]
  • Casi dos terceras partes de las unidades de primer nivel urbano (63.4%) y seis de cada diez de las del área rural (59.5%) tienen fallas en el surtimiento completo de medicamentos.[4]
  • Una tercera parte de los pacientes no recibe los medicamentos que se le recetan.[5]
  • 3.9 Millones de personas tuvieron que pagar por consultas, medicamentos o estudios de laboratorio.[6]
  • 61% de las unidades de urgencias incumplen con los tiempos de espera previstos en la norma.[7]
  • Una de cada diez unidades reporta más de un mes de espera para cirugía (9.6%).[8]
  • 42.3% de las personas que se sometieron a intervención quirúrgica en los servicios públicos de salud tuvieron que pagar por algún material o medicamentos para la cirugía.[9]
  • Más de la cuarta parte de las unidades de primer nivel (27.8%) y casi tres cuartas partes de las unidades de urgencias, tienen quejas de los usuarios (73.5%).[10]

Uno de los factores centrales de la desigualdad y la pobreza en México es el mal funcionamiento de los servicios públicos. La Cámara de Diputados debe asumir su función de vigilancia y contrapeso y tomar medidas para exigir a la Secretaría de Salud y a los Servicios Estatales de Salud de los gobiernos estatales que rindan cuentas y que generen los indicadores indispensables para medir el acceso efectivo a la salud y tomar medidas para mejorar el funcionamiento de los servicios públicos de salud. El Decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación 2016 (PEF 2016) que será aprobado por la Cámara de Diputados a más tardar el próximo domingo 15 de noviembre debe incluir medidas específicas para exigir esta información y la mejora de los servicios. Aquí se pueden ver las propuestas.[11]     @FrenteaPobreza   [1]Cálculos de la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza con base en la información del Sistema INDICAS (2011-2014), proporcionada por la Secretaría de Salud mediante solicitud de acceso a la información N° 0001200233315 y recurso de revisión interpuesto RDA 3896/15. [2] Ibid. [3] Ibid. [4] Ibid. [5] Cálculos de Acción Ciudadana Frente a la pobreza con base en la ENSANUT 2012 y el ejercicio de observación ciudadana 2015. [6] Fuente: Acción Ciudadana Frente a la pobreza con base en la ENSANUT 2012 [7] Cálculos de la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza con base en la información del Sistema INDICAS (2011-2014), proporcionada por la Secretaría de Salud mediante solicitud de acceso a la información N° 0001200233315 y recurso de revisión interpuesto RDA 3896/15 [8] Ibid. [9] Acción Ciudadana Frente a la Pobreza con base en Observación Ciudadana 2015. [10] Cálculos de la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza con base en la información del Sistema INDICAS (2011-2014), proporcionada por la Secretaría de Salud mediante solicitud de acceso a la información N° 0001200233315 y recurso de revisión interpuesto RDA 3896/15 [11] El documento entregado a la Cámara de Diputados se presenta en el formato “Dice – Debe decir” que se usa para identificar los cambios entre el Proyecto de Decreto enviado por la Secretaría de Hacienda y las modificaciones presentadas por la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.